Subastas en la música

subastas en la música

El guitarrista de Pink Floyd, David Gilmour, puso a la venta 126 instrumentos de su colección y recaudó millones.

 

Cuando inició el año 2019, David Gilmour le dio una noticia a los fanáticos de Pink Floyd y de las subastas en la música, que conmocionó: iba a subastar 126 instrumentos de su colección personal, que él mismo había usado en muchos de sus conciertos y eventos, alguno de ellos icónicos no solo para la banda sino también, para la historia del rock mundial.

Desde ese momento, los instrumentos se expusieron en la galería Christine´s de Nueva York, en donde cualquier fan podía ir a verlas, comenzando el proceso de una de las subastas en la música más importante del mundo. Claro está, que los interesados en comprar las guitarras, se concentraban en el lugar para una tarea nada sencilla: elegir en cuál de todas esas joyas iban a ofertar, teniendo en cuenta los valores de inicio, pero sin saber a cuánto iba a terminar cada una.

Además del atractivo en sí por semejante colección, el integrante de Pink Floyd agregó un condimento especial: todo lo recaudado es para distintas organizaciones que luchan contra el hambre, el calentamiento global y las personas que no tienen hogar. Esto, vuelve el acto en una acción benéfica, por lo que recompensa de alguna manera a los fans y a los de las subastas en la música, que entienden finalmente que el raciocinio detrás de todo esto es ayudar al prójimo.

Sin embargo, para David Gilmour de Pink Floyd existe otro motivo interior, que apunta a una cuestión vinculada con el ego: recaudar más que Eric Clapton. Competencia sana y sútil entre dos gigantes del rock, que si bien donan todo lo recaudado a entidades benéficas, en distintas declaraciones a medios de prensa se han chicaneado con los montos finales a los cuales terminan sus instrumentos de las subastas en la música. En este sentido, David Gilmour consiguió una ventaja en su último acto: con la subasta de una guitarra acústica D-35 CF Martin & Company Nazareth 1969, que usó en la balada Wish you were here, recaudó USD 1.095.000. De esta manera, consiguió el récord en esta categoría de producto en guitarras acústicas, por encima de los USD 791.500 que ostentaba Eric Clapton desde 2004.

Cabe aclarar, que la cifra a la que más alto se vendió una guitarra en una de las subastas en la música también la tiene David Gilmour: la Fender Stratocaster de 1969, con la que tocó en la grabación de los discos The Wall y The dark side of the moon. La cifra fue de USD 3.900.000, logrando el récord absoluto en la venta de guitarras a nivel mundial.

Lo que surge como reflexión, es que mientras los músicos utilicen lo recaudado para fines benéficos, pueden continuar con su competencia sana en post de ayudar a los que menos tienen.