Superávit comercial por el agro

Superávit comercial

A causa de las exportaciones en el agro, el superávit comercial fue el mayor en 5 años.

 

En mayo, el superávit comercial fue de USD 1.373 millones, según informó el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos). Se trata del nivel más alto desde mayo de 2014, cuando se habían alcanzado los USD 1.418.

Este resultado, fue posible gracias a que las exportaciones crecieron 16,5% y que las importaciones bajaron en un 28%. De esta manera, la balanza comercial fue positiva, consolidando un resultado que mes a mes está dando a la alza como desde hace nueve periodos.

Yendo al detalle de los datos para determinar los motivos del superávit comercial por el agro, encontramos que las exportaciones fueron de USD 6.017 millones, lo que representa un aumento de 34,9% en cantidades, que significa el aumento más alto desde agosto de 2010. Por su parte, las importaciones llegaron a USD 4.644, lo que representa una caída del 28%.

Con esta información, podemos decir que el superávit comercial en lo que va del 2019 es de USD 4.528 acumulado, lo que significa el mejor arranque desde el año 2012. En la explicación de los números, podemos encontrar como motivos la disminución de importaciones producidas por el aumento del dólar, lo que lleva a buscar soluciones caseras para generar producción. Por otro lado, en cuanto al incremento de las exportaciones, podemos ver el salto del tipo de cambio que es conveniente para vender en el exterior.

Si analizamos por rubros a la hora de entender este superávit comercial, podemos observar un incremento del 61% en las exportaciones de los productos primarios comparando mayo de 2019 vs el mismo mes del 2018, mientras que la de combustibles se incrementaron en 29%. En relación a las importaciones, las de bienes de capital cayeron 37,4%, las de bienes intermedios también pero en un 16%, lo mismo que las de lubricantes y combustibles en un 41,5%.

Según el INDEC, el superávit comercial se dio por el aumento en las exportaciones, que se reflejó principalmente por un incremento en la venta de semillas y frutos, cereales, grasas y aceites, combinado con una caída en la compra de vehículos, combustibles minerales, aceites y productos de destilación.