Técnica de construcción económica

Técnica de construcción económica

El superadobe es tendencia en México            

Cuando pensás en construir tu casa, muchas veces hay que adaptar el bolsillo a los gustos. La realidad, por más cruel que parezca, siempre va a ser la verdad, por lo que ante un determinado presupuesto, es fundamental estar alineado a eso para en definitiva, hacer posible la obra. En ese sentido, si la plata no es lo que sobra, podés conocer la técnica de construcción económica que está haciendo furor en México. Se llama superadobe y además de ser barata, es una técnica amigable con el medioambiente que seduce a los que quieran vivir con la ecología por delante.  

Creada en la década del 90 por un arquitecto estadounidense-iraní, la técnica de construcción económica superadobe están hechas por costales de polipropileno que contienen tierra o areno por dentro. Alamabres o púas terminan por dar estabilidad a la construcción, hasta darle una forma de punta arriba.  

Quizás el diseño no es su punto más fuerte, pero sin dudas, son resistentes y fuertes. En México son populares ya que resisten terremotos por su anti sismo, una amenaza constante en aquellas latitudes. Pero sin dudas, que esa es la prueba de fuego para garantizar robustez. Recargan todo el peso, lo que les da esa característica y además se puede reforzar con cemento para acentuar eso aún más.  

Igualmente, para darle mayores prestaciones a esta técnica de construcción económica, se le puede agregar pedazos de vidrios o botellas para que entre la luz. Eso, además de resultar pintoresco, aportará mayor luminosidad. La forma en la que se arma todo, facilita que las habitaciones sean impermeables, además de que ahorra energía eléctrica, lo que termina por influir positivamente en el impacto ambiental. A eso, se le suma que no se debe excavar para hacer cimientos.  

En uno o dos meses se puede hacer una casa con esta técnica de construcción económica en la cual, tampoco hace falta tener conocimientos de arquitectura ya que el diseño como dijimos, termina siendo rústico pero eficiente. En definitiva, podés tener ahorros mayores al 50% en comparación con una obra habitual.