El auge de las subastas

El auge de las subastas

Después del crecimiento durante la pandemia, el sector busca la consolidación.

 

Las subastas y remates siempre fueron un negocio de nicho, enfocadas en empresas grandes o personas específicas que se dedicaban exclusivamente a la reventa de activos. Con el mito recurrente de ¨la liga¨ dando vueltas, aquel grupo sectario que según cuenta la historia arreglaba los precios de los remates para conveniencia de su grupo, se cerraba las puertas al público masivo que, si bien estaba interesado en participar, se terminaba alejando de estos eventos por el miedo a meterse en el negocio de otro.

Con la aparición de las nuevas tecnologías, muchas empresas dedicadas a las subastas crearon sus plataformas digitales para realizar operaciones virtuales. Eso masificó la cantidad de participantes y democratizó los eventos, por lo que se dieron dos factores que amplificaron la cantidad de personas. Desde hace un tiempo a esta parte, cualquier interesado puede participar de la puja en la comodidad de su casa.

“La subasta del 10” se realizó de forma virtual con participantes de todo el mundo

Sumado a todo esto, se dio un factor que nadie tenía en cuenta y fue un acelerador del nuevo modelo de negocios digitales que empezaban a desarrollar las empresas de subastas. Eso tuvo que ver con la aparición de una pandemia a nivel mundial, que prohibió los eventos presenciales, por lo que la única manera de ser parte en las transacciones era de forma virtual. Con ese hecho, mucha gente se animó a probar las opciones online, por lo que se terminó de adoptar un método de forma rápida, acelerando las etapas de un desarrollo que podría haber llevado años. Nuevos compradores aparecieron en escena, que en su mayoría participaron de una subasta por primera vez.

El auge de las subastas

El auge de las subastas es una realidad. Se multiplicaron los clientes, la oferta y se mejoraron las plataformas virtuales en donde se puede operar. Cada vez más empresas confían en liquidar sus activos que ya tienen amortizados, a través de este canal de comercialización que les aporta liquidez sin mayores complicaciones. Junto a esto, los clientes finales obtienen mayor diversidad de productos, desde industriales hasta de uso doméstico, por lo que el ingreso a las webs de los rematadores es recurrente y busca la novedad constante.

El desafío ahora, sin embargo, es poder mantener todo ese crecimiento. Las casas de subastas ya están pensando en cómo potenciar y fidelizar la demanda, no solo a través de ofrecer los productos más atractivos, sino también para mejorar día a día la usabilidad de las plataformas, con el fin de que la experiencia de los clientes sea simple e intuitiva. La inversión en tecnología será un bien necesario, no solo mejorar día a día, sino también para diferenciarse de la competencia que va en busca de lo mismo. La centralización del negocio en la web, hace que la posibilidad de escalar se vuelva más sencilla . Como contrapartida, el riesgo de ganar es el mismo que el de perder, por lo que deben hacerse bien la cosas para no caer en participación sobre el volumen total.

Si te interesa el mundo de las subastas hacé click acá y enterate de todas las que ofrece Adrián Mercado

Las inversiones de Ginóbili Previous post Las inversiones de Ginóbili
App-que-convierte-criptomonedas.jpg Next post App que convierte criptomonedas
Share via
Copy link
Powered by Social Snap