La magia de las subastas

La magia de las subastas

De dónde proviene el arte de vender algo que el precio se lo termina poniendo el comprador

 

Existen productos que tienen un valor común. Ir a un supermercado, shopping, o local comercial para encontrarte con lo que deseas, hasta con una mínima investigación vía internet, nos puede dar la idea de lo necesitamos y a qué precio se encuentra. Este es el panorama normal al que estamos acostumbrados y que sin dudas, es el que más cómodo nos queda ya que tenemos cierta seguridad sobre lo que estamos llevando.

Sin embargo, a veces, no sabemos cuál es el costo de un determinado artículo. Para conocerlo, podemos recurrir a la magia de las subastas. Si éste es muy viejo, o tiene encima emociones, historias o es relevante, no solo puede que suba su precio con respecto a otro similar, sino que además, puede valer algo para una persona y más o menos dinero para otra. ¿Es lo mismo una remera que usó Diego Maradona en un partido de fútbol a una que usó Mick Jagger en un recital? ¿Quién dice cuál vale más? ¿Y si encima un gol de Maradona te recuerda a un abrazo con un ser querido que ya no está, o Mick Jagger a un recital vivido? Sin dudas, si bien en las subastas hay una base, el precio final lo pone cada comprador de acuerdo a todo lo antes mencionado, y eso es lo que en definitiva genera el atractivo de la metodología.

La magia de las subastas reside justamente en ponerle valor a algo que a priori no lo tenía. Es jugar con las sensaciones, los sentimientos, todo lo que rodea al artículo en sí y que lo hace único e inigualable. Es en definitiva, conseguir la satisfacción de todas las partes, al conectar al vendedor con el comprador en un precio justo.

Te interesan las subastas? Hacé click y mirá todas las que ofrece Adrián Mercado