Las subastas más increíbles del mundo

Las subastas más increíbles del mundo

Curiosas y excéntricas, estas son de las subastas más extrañas que que se concretaron a lo largo de la historia.

Las sociedades actuales y capitalistas, se caracterizan por el aumento constante en las compras: sos lo que consumís, reza un dicho del Marketing, que hace referencia a cómo las marcas de distintos productos, generan empatía e identificación con los consumidores, para que éstos las elijan por entre su competencia y de esa manera, hacerse un lugar en el mercado.

Toda esta teoría académica resulta difícil de entender, cuando del otro lado hay productos extraños, que se valorizan por quién estuvo anteriormente en contacto con ellos, pero que no deja de ser una compra poco habitual. Desde un sándwich mordido hasta un pañuelo usado, a continuación te daremos ejemplos de estas simpáticas rarezas que tienen algo en común: su real valor, que se da porque alguien está dispuesto a pagarlo.

 

El chicle de Britney Spears (USD 260)

Un camarero de Londres lo recogió del suelo del bar donde trabajaba y lo subastó a un precio por el cual te podés comprar más de 500 chicles.

 

El aliento de Angelina Jolie y Brad Pitt (USD 530)

El aliento de una de las parejas más famosas del mundo, fue encerrado en una botella y vendido a una fan por un monto más que considerable.

 

Un sándwich mordido (USD 3.154)

Medio sándiwich mordido por el cantante y actor Justin Timberlake, fue vendido a una fan que lo dejó disecar y ahora lo utiliza como adorno en su casa.

 

Un pañuelo usado (USD 5.300)

La actriz Scarlett Johansson subastó un pañuelo que usó y al que le dejó rastos de su lápiz labial. Lo positivo es que con el dinero se pudo ayudar en una causa benéfica.

 

Dibujo de Donald Trump (USD 29.000)

El actual presidente de los Estados Unidos, dibujó en 2005 una postal (bastante básica), de la ciudad de Manhattan. En ese mismo año, el retrato se comercializó en un valor elevado. Imaginensé si la subasta sería ahora, con el título de presidente.

 

Un puñado de pelo (USD 115.000)

El peluquero de Elvis Presley recogió el pelo de la estrella del rock en 1958. Años más tarde, lo vendió por el valor de por ejemplo una vivienda. Lindo negocio ¿No?

 

Un violín del Titanic (USD 1.700.000)

Producto histórico, que tuvo 7 años de evaluación a través de distintos estudios para aseverar su autenticidad y que aún sigue con un debate abierto con respecto a ese tema, tuvo un comprador que se lo guardó para siempre.

 

Estas son solo algunas de las subastas más increíbles del mundo. Y vos, ¿Qué estás dispuesto a subastar o comprar?