Neuroarquitectura: espacios verdes y el ahorro

neuroarquitectura

Pensar en verde no solo conviene desde el lado ecológico, que ya de por sí es muy importante. También permite ahorrar costos, por lo que la ecuación es positiva para todos los involucrados.

 

Día a día, nuevas tendencias arquitectónicas aparecen y son propuestas por los arquitectos en sus trabajos, para estar al día y también, para ofrecer lo último de la construcción a sus clientes.  Entre estas nuevas ideas, hay una que se destaca por ofrecer un beneficio en espacios verdes y el ahorro. Se llama neuroarquitectura y tiene como objetivo generar espacios que inviten a vivir experiencias placenteras, armoniosas y creativas. Esto lo logran con, por ejemplo, la iluminación natural, el alto de los techos, el uso de los colores y texturas, los jardines y las terrazas verdes.

Las obras sustentables, como las antes mencionadas, lo que terminar haciendo además de mejorar el lugar, es generar mejoras significativas. Estos nuevos proyectos, a través de espacios verdes, producen ahorro en la utilización de energías. Es importante en países como Argentina y la actualidad que vive con respecto a este tema de aumento constante de tarifas. Respecto a eso, los costos energéticos aumentan considerablemente y los proyectos indican que la inversión necesaria para emplazar una oficina sustentable, se recupere en un promedio de cuatro años.

Volviendo a la neuroarquitectura, podemos decir que la configuración de los nuevos proyectos, espacios verdes y el ahorro, hace que las personas trabajen mejor. Según datos científicos, una persona rinde más si tiene en su espacio laboral iluminación natural vs luz artificial, ya que esta última no ayuda al cerebro, porque éste debe esforzarse mucho más para cumplir su tarea. Eso, en las empresas, puede ocasionar baja productividad, mientras que la luz natural y el contacto con el exterior y aire puro, ayudan a explotar al máximo a los empleados.

A modo de conclusión, podemos decir que contemplar la naturaleza restaura la mente y aumenta la capacidad de concentración, además de que cansa menos a la persona.