Clases presenciales y nueva rutina

Clases presenciales y nueva rutina

Con el regreso a las aulas, la casa debe volver a ordenarse

Después de casi un año, los niños volvieron a la escuela. Eso supone la toma de medidas en casa, para adaptarse a las clases presenciales y nueva rutina. Estar en contacto con otros después de tanto tiempo de distanciamiento físico y afectivo, separación de compañeros y amigos, supone un desafío para el cual te daremos algunas ideas. El objetivo es que puedas superarlo de la mejor manera posible y que juntos le ganemos al covid que aún sigue estando entre nosotros.

En primera instancia y más allá de asegurarse que en la escuela se respeten todos los protocolos impuestos por las autoridades, es fundamental que tras la jornada de clases presenciales y nueva rutina, los menores sigan respetando todos las medidas de seguridad en su hogar:

  • Sacarse los zapatos al ingresar.
  • No tocar objetos hasta lavarse bien las manos.
  • Bañarse (en el caso de que sea posible).
  • Lavar ropa sucia y ventilar el uniforme.
  • Enjuagar utensilios de comida.

Es clave que en todo este proceso de regreso a clases presenciales y nueva rutina, ningún paciente de riesgo lleve o vaya a buscar a los niños. Evitar el contacto con estos lugares va a ser mejor para todos.  

Por otro lado, es positivo entender los tiempos de regreso, ya que el retorno a clases presenciales y nueva rutina es fundamental que sea paulatino para todas las partes, es decir, tanto para niños, como docentes y familiares de ambos. No es de un día al otro que se recupera la dinámica, por lo que la paciencia será el mejor aliado para sobrellevar el momento. Además, la contención tanto en casa como en el establecimiento educativo, hará que todo sea más sencillo.

En definitiva, para que la casa esté en orden, deben tomarse las medidas necesarias con el fin de que todo sea satisfactorio.