Cómo son los espacios de Coworking

Cómo son los espacios de Coworking

Te contamos el diseño interior de los Coworking, para que analices la alternativa de sumarte a esta tendencia en pleno crecimiento.

 

Acorde a la vida más flexible en la que vivimos, en donde se valoran las experiencias y se castigan cada vez más las ataduras, surgieron lugares libres en donde la gente pueda trabajar abonando solo por las horas y servicios utilizados, sin tener que comprometerse a la erogación mensual que supone una estructura fija y costos de esa misma condición.  Cómo son los espacios de Coworking entonces, depende de lo que se busque por parte de quien contrate el servicio.

El cambio en la forma de trabajar es evidente y se ve en todos los aspectos. La llegada de las nuevas tecnologías, que permiten la portabilidad y hacer las tareas desde diversos lugares, la conectividad creciente y la idea de independencia combinada con realización personal sin tener que cumplir horarios pre establecidos, dieron lugar a la aparición de oficinas descontracturadas, en donde no solo se refugian los autónomos, sino también distintos tipos de empresas.

Bajo ese paradigma de emergencia, te contamos cómo son los espacios de Coworking de estos espacios que prometen mantener la privacidad de tu vida laboral, aportando flexibilidad y confort. Teniendo en cuenta eso, lo que se busca es darle a quien lo contrata, la diversidad para poder elegir entre distintos sectores con diversa ambientación, de acuerdo a la actividad que desee: comodidad para la tarea diaria, privacidad y seriedad para reuniones, unificación para integrar y generar la interacción entre empleados. Es por eso, que lo más valorada por quienes pagan para usarlo, es la posibilidad de seleccionar el lugar según su requerimiento.

En este sentido, son claves las áreas de integración en el diseño y eso explica cómo son los espacios de Coworking, ya que en estos lugares se generan comunidades de distintas especialidades, en donde muchas veces son complementarias una de otras. Lo que termina sucediendo, es que los clientes encuentren en un mismo lugar todos los servicios para desarrollar su negocio, por lo que la colaboración es fundamental. Un ejemplo de eso, podría ser si un abogado alquila su espacio en un lugar donde trabajen un grupo de contadores que pueden aportarle a su cliente asesoramiento en ese sentido y por qué no, otras personas que ofrezcan diseño gráfico. Si entre los inquilinos del espacio se generan buenas relaciones, pueden transmitir eso a cada uno de sus clientes y de esa manera, formar una red profesional win-win.