Ladrillos termoeficientes

Ladrillos termoeficientes

Cómo funcionan y por qué se consolidan en la construcción

 

La tecnología hace que en todos los ámbitos, constantemente se generen mejoras para optimizar el uso de productos y servicios. La construcción no es la excepción y menos aún con uno de sus elementos esenciales. En este caso, es la aparición de los ladrillos termoeficientes que son una línea nueva y de vanguardia, que encima suman características de cuidado ambiental y mayor perdurabilidad, que encima, generan ahorros energéticos de casi un 50%.

En el mundo de la construcción, una propiedad levantada con ladrillos es considerada por el mercado como una inversión sólida, que con el tiempo hace valor su precio. En Argentina, si bien existen distintos tipos, los huecos son los más utilizados. Después le siguen lo doble muro y por último, los portantes. Además de éstos se encuentran los termoeficientes, que después de que superemos la pandemia del coronavirus, seguramente cobrarán gran protagonismo en las construcciones de nuestro país. El motivo, es los ladrillos termoeficientes tienen condiciones de mayor cercanía al cuidado del medioambiente que las opciones tradicionales.

¿Cuál es el motivo de esto? Los ladrillos termoeficientes tienen la característica de una alta eficiencia en aislación de envolventes, lo que los hace tentadores no solo para constructores, sino también para la obra pública que los está incluyendo en sus cotizaciones. Además, al no necesitar estructura independente, pueden incluirse en edificios de hasta cuatro pisos por su resistencia a cargas de peso propio, entrepisos y techos.

Después de la pandemia, seguramente los ladrillos termoeficientes sean protagonistas en las nuevas obras que veamos a lo largo y ancho de nuestro país. Sin embargo, lo más importante en este momento en el cual la actividad se está recuperando, es que las empresas que invirtieron grandes sumas económicas en producir el producto y las que lo consumen, puedan resisitir las consecuencias eocnómicas para después volver a crecer.